Hoy, 23 de septiembre (a las 4:50 de Argentina), es el punto central o el grado cero de Libra. Libra es el signo de la balanza y el equilibrio, astrológicamente, acaba de comenzar la primavera. En la Rueda del Año (que nos conecta con los ciclos del Sol y de la Luna) en esta fecha, en nuestro hemisferio, se celebra Ostara, que marca el primer día oficial de primavera, cuando la noche y el día son igual de largos.

Todos los cambios de estaciones, son épocas para limpiar, realizar cambios, incluso es normal que se den cambios climáticos y también procesos de cambio y limpieza en nuestros cuerpos. La energía de libra, que nos invita al equilibrio, requiere, para alcanzarlo, que sanemos relaciones, temas kármicos, realicemos depuración del organismo, y sobre todo… que dejemos morir con el invierno aquello que no necesitamos, para florecer en primavera.

El equinoccio de primavera (Ostara), nos recuerda que ha llegado el momento de celebrar y plantar semillas, tanto a nivel metafórico como físico, para que así, nuestros deseos florezcan en la próxima estación. También es el momento más propicio para reconocer y honrar todas las cosas que hemos conseguido desde el solsticio de invierno. Es época de florecer, respirar, crear, procrear y cosechar… y día tras día, nos acercamos más a la luz, despidiéndonos de la oscuridad del invierno.

Entonces, para ponernos a tono con esta época, te brindamos en esta nota muchos consejos prácticos y ejercicios. Recordá que tanto de forma presencial o a distancia, podés aprender mucho más en nuestros cursos.

  1. Purificar tu cuerpo: La manera más sencilla es mediante el uso de hierbas y plantas, se las suele usar mediante el humo sagrado, quemándolas en un incensario y dejando que el humo bañe todo tu cuerpo. Para este trabajo, te recomiendo el uso de salvia blanca, colocás un carbón de autoencendido, lo prendés, agregás la salvia, y dejás que su humo purifique tu cuerpo. También, podés realizarte un baño de limpieza, colocando un puñado de esta hierba en agua hirviendo, dejarlo remojar, y una vez tibio, vertés el agua desde el cuello hacia abajo por todo el cuerpo, pidiendo que te limpie y purifique de toda energía negativa. Acompañá este trabajo de limpieza, con una depuración del organismo, comiendo frutas y verduras como manzana, apio, limón… y bebiendo una taza de infusión de salvia por día.
  2. Purificar tu casa: Realizando el sahúmo de todas las habitaciones, también con incensario, carbón y salvia blanca. Luego, aprovechá el clima primaveral para abrir las ventanas y ventilar la casa.
  3. Preparar un altar: Desde siempre, en todas las culturas, los altares han sido espacios sagrados, de ofrenda y agradecimiento. Podemos crear nuestro espacio sagrado en casa, en el cual anclar, honrar y expresar nuestros deseos. Este lugar puede ser una mesita, una cómoda… purifica ese espacio, e invoca a las fuerzas superiores con las que tengas afinidad para pedirles que bendigan el espacio, y luego… ¡a decorarlo! Podés usar flores de colores cálidos, velas negras y blancas, semillas, cítricos, frutas, miel, cristales de cuarzo, ofrendas de leche y miel para las hadas. Las cartas del Tarot para esta celebración son la Sacerdotisa y el Nueve de Copas, podés usarlas para decorar el altar.
  4. Para celebrar: Algunas formas de celebrar la llegada de la primavera son plantar flores o arreglar el jardín, dar paseos bajo el sol, donar ropa vieja, disfrutar de un picnic en el campo.
  5. Ritual de Ostara: Realizar una meditación de plantas para una conexión espiritual. Luego de purificar el espacio con salvia, realizarás una meditación de anclaje y centramiento. Crear un círculo y sujetar la planta elegida (una hiedra es ideal) pensando en cómo te conecta con el Universo, ella te recuerda que siempre hay un equilibrio dentro del caos. Imagina que la energía de la planta se asienta en tu corazón y que sus raíces se extienden por tus piernas hasta alcanzar la Tierra. Sus ramas y hojas crecen y recorren tus brazos hasta alcanzar la parte superior de tu cabeza, conectándote de nuevo con la Tierra. Registra qué sensación te aporta la energía de la planta, si te trae algún recuerdo, si realizas alguna conexión con algún ser especial… Anota las ideas y sensaciones. Luego cierra el círculo y ancla tu energía. Podés luego conectarte con esta energía cada vez que cuides de la planta. Dedícale palabras cariñosas y pídele que te guíe. Construye una relación con el espíritu de la planta.
  6. La asistencia angélica: Los ángeles están en nuestra vida en todo momento, siempre esperando que les pidamos su ayuda y asistencia. Me gusta decir que hay un Ángel, para cada necesidad de la vida. Entre los Arcángeles de la Cábala, el Arcángel Radueriel, cuyo nombre significa “El Guardián de la Luz”, es quien custodia la canalización entre el cielo y la tierra. Es el Ángel de los artistas, sobre todo de la poesía y la pintura, le habla a nuestra alma, elevándola y otorgándole un espíritu positivo. Es un arcángel que posee conocimientos sobre cómo generar cuerpos de luz y enseña a crear y emanar energía Angélica. Te ayudará a tomar vuelo más allá de todo lo que has conocido, liberando lo que te ata al pasado. Te enseña a crear, confiar y tener fe… te recuerda, que todo es posible. Para invocar esta energía angélica, podés visualizar un arcoíris y llamar a Raduriel. Este arcángel te dice: “Traigo a tu vida inspiración, belleza, arte y alegría, para que éstos, sean los ingredientes de la obra de arte que es tu vida.” La primavera, es una época ideal para trabajar con Raduriel.
  7. La magia de los aromas: Libra, el signo bajo el cual comienza la primavera, tiene como regente planetario a Venus, este planeta se asocia al amor, la fidelidad, la reconciliación, los intercambios, la belleza, la juventud, la alegría, la felicidad, la amistad, la compasión… Te recomiendo aquí los aromas ideales para conectar con estas energías hermosas y primaverales: Flor de Manzano, Cardamomo, Jacinto, Lirio, Lila, Magnolia, Rosa, Menta, Geranio. En realidad, todas las flores pueden ser usadas en perfumes, aceites para hornitos, sahumerios, y por supuesto, en ramos de flores naturales, que ojalá nunca falten en tu altar.
  8. Gemas y cristales para armonizar tu vida: Los cristales, tienen un poder sanador y armonizador indiscutible, los cristales de Venus son: sodalita, amatista y piedra de la luna… los cristales de Libra: calcita amarilla, ámbar, pirita, malaquita, cuarzo rosa, jade, turmalina rosa y rodocrosita. Podés usarlos en dijes, colocarlos en el altar, tomar agua de gemas, o en la forma que más te guste.

Así somos en Mandala, cuando nos inspiramos en lo que nos gusta, te compartimos mucha información, para que elijas aquella con la que tengas más afinidad, y transites cada momento de tu vida con sanación, armonía y plenitud. Espero hayas disfrutado esta nota, tanto como disfruté escribiéndola… ¡y que la Primavera florezca en tu corazón!