Tikún, es un término asociado a la Kabbalah y al árbol de la vida cabalístico. Significa “reforma interior”.

El árbol de la vida, es considerado el mapa de la creación a nivel macro cosmos y micro cosmos, es decir, el camino de nuestra propia esencia, para nuestra sanación y despertar de la conciencia.

El Tikún, hace referencia a la parte más elevada de las personas en lo que refiere a su vida espiritual. Es la información más sagrada, secreta u oculta de cada uno. El Tikún es la propia Kabbalah, que nos habla de nuestras propias lecciones pendientes.

La misión que la cábala llama Tikún, es buscar nuestro propio camino y divinidad, es restauración, restitución de la unidad perdida, de la presencia divina en la Tierra.

El cumplimiento de nuestro Tikún implica cumplir la misión sagrada que está en nuestro interior, es por eso, que este es el nombre que he elegido para la Técnica que he canalizado e implementado para Sanación del Árbol de la Vida.

Este camino, se recorre desde el amor y la comprensión, en compañía de los Arcángeles de la Cábala, que rigen cada región del árbol de la vida o árbol sefirótico. La técnica de sanación que enseñamos, trabaja para ello, con el Árbol de la Vida, armonizando sus esferas con una amplia variedad de técnicas, que nos acercan a nuestra esencia, sanación y felicidad.

El Tikún, es también, la misión que llevamos desde nuestro nacimiento. A menudo, la vida misma hace que perdamos de vista esta misión o nuestro verdadero potencial, nuestra esencia primordial. Nos sentimos desconcertados e incapaces de verlo. Si aceptamos intuitivamente desde al amor incondicional nuestro Tikún, alcanzaremos la felicidad no temporal, ni sujeta a condiciones y la verdadera paz interior.

No tengo dudas, que mi trabajo terapéutico y de transmisión de enseñanzas como formadora en terapias holísticas, es mi misión en esta etapa de mi vida. Esta técnica que estoy dando a conocer, es un gran paso para conectar, a través del Árbol de la Vida, con nuestra esencia y nuestra misión.

El árbol de la vida es uno de los símbolos cabalísticos más representativos del judaísmo, pero también está presente en muchas otras culturas, con distintos nombres como un Camino Sagrado para la unión con la Divinidad:

  • En la mitología persa preislámica, Gaokerena, el árbol del mundo, es un árbol grande, el Haoma sagrado que lleva todas las semillas.
  • En la mitología egipcia, en el sistema de la Enéada de Heliópolis, la primera pareja, además de Shu y Tefnut (humedad y sequedad) y Geby Nut (tierra y cielo respectivamente), fueron Isis y Osiris. Se dice que surgieron del árbol de acacia de Saosis, que los egipcios consideraban el «árbol de la vida», refiriéndose a él como «el árbol en el que se encerraba la vida y la muerte».
  • En la antigua Armenia, el Árbol de la Vida (Կենաց Ծառ) fue un símbolo religioso muy dibujado en las paredes de las fortalezas y tallado en la armadura de los guerreros. Las ramas del árbol se dividían por igual en los lados derecho e izquierdo del tallo, con cada rama que tiene una hoja, y también una hoja en el ápice del árbol.
  • El árbol Bo, también llamado árbol Bodhi, según la tradición budista, es el pipal (Ficus religiosa), bajo el cual se sentó el Buda cuando alcanzó la Iluminación (Bodhi) en Bodh Gaya
  • En la mitología china, una escultura de un Árbol de la Vida representa un fénix y un dragón; el dragón representa la inmortalidad. Una historia taoísta habla de un árbol que produce un melocotón cada tres mil años. El que come el fruto recibe la inmortalidad.

 

  • El Árbol de la vida aparece en la religión escandinava como Yggdrasil, el árbol del mundo, un enorme árbol (a veces considerado un tejoo fresno) con una amplia tradición popular. Tal vez en relación con Yggdrasil, han sobrevivido diferentes versiones con los árboles sagrados de las tribus germánicas. Entre los ejemplos se incluyen el Roble de Thor, los bosques sagrados, el Árbol sagrado de Upsala y el pilar de madera de Irminsul.

 

  • En India, el Banyan Tree Eterno (Akshaya Vata) está situado en la orilla del Yamuna, en el interior del patio de Allahabad Fort, cerca de la confluencia de los ríos Ganges y Yamuna, en Allahabad. La naturaleza eterna y divina de este árbol se ha documentado extensamente en las escrituras. Durante la destrucción cíclica de la creación, cuando toda la tierra fue envuelta por las aguas, Akshaya vata no se vio afectado. Está en las hojas de este árbol que el Señor Krishna descansaba en la forma de un bebé, cuando la tierra ya no era visible.

 

  • El «árbol de la inmortalidad» (en árabe: شجرة الخلود) es el árbol de la vida con adornos, tal como aparece en el Corán. También se alude en hadices y tafsir. A diferencia del relato bíblico, el Corán menciona solo un árbol en el Edén, también llamado árbol de la inmortalidad, que Allah le prohibió específicamente a Adán y Eva.
  • Etz Chaim, en hebreo «Árbol de la vida», es un término común usado en el judaísmo. La expresión, que se encuentra en el Libro de los Proverbios, en sentido figurado se aplica a la Torá misma. Etz Chaim es también un nombre común para yeshivás y sinagogas, así como para obras de la literatura rabínica. También se utiliza para describir a cada uno de los postes de madera a la que se adjunta el pergamino de un Sefer Torá. El misticismo judío muestra el Árbol de la vida en forma de diez nodos interconectados, como una parte importante de la Cábala. Como tal, se asemeja a los diez Sefirot.
  • El Libro de Enoc, que generalmente se considera no canónico, afirma que en el momento de la gran juicio de Dios dará a todos aquellos cuyos nombres están en la fruta del Libro de la vida a comer del árbol de la vida.

 

También hay numerosos pasajes bíblicos sobre el árbol de la vida, que hacen alusión al mismo como un camino de sanación:

Génesis 2:8-9

Y plantó el SEÑOR Dios un huerto hacia el oriente, en Edén; y puso allí al hombre que había formado. Y el SEÑOR Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

Apocalipsis 22:1-2

Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce {clases de} fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol {eran} para sanidad de las naciones.

Proverbios 11:30

El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio.

 

En la Cábala, este es un árbol compuesto por 22 senderos y 10 esferas. Y requiere de un minucioso estudio de la persona y de su mundo.

Este estudio es el que haremos a lo largo de esta formación, basada en la Cábala hebrea o Kabbalah.

La técnica de sanación puede aplicarse a uno mismo, la familia, o en sesiones terapéuticas y no se requieren conocimientos previos.

Partiendo de estos principios universales: Todo está vinculado con todo, «Así arriba como abajo», Cada cosa del Universo está relacionada e influye sobre todas las demás… las esferas del Árbol de la Vida, son emanaciones divinas, que se corresponden con funciones mentales humanas, partes del cuerpo, y aspectos de la vida humana y espiritual.

Quien quiera sanar en todos los aspectos, puede iniciar esta búsqueda espiritual a través del Árbol de la Vida… sus esferas son puertas que abren camino hacia la fuente de la sabiduría. Se enseña en 4 espirales, y cada persona puede elegir hasta cuál quiere realizar. Con la primera espiral, ya se está en condiciones de brindar la técnica de forma presencial.

Además de sanar todos los aspectos de la persona, la técnica, incluye una variedad de  terapias como: Aromaterapia, Sanación con Ángeles (de la Cábala), Cromoterapia, Gemoterapia, Radiestesia de sanación, Meditación, Elixires…

1º Espiral: Introducción a la Cábala – El Árbol de la Vida – Correspondencias – Los Arcángeles de la Cábala – La Cruz Cabalística: Protección Energética Total – El Pilar Medio: El equilibrio del Aura – Sesión de Sanación Presencial.

2º Espiral: Profundizando en la Doctrina Cabalística – Meditación cabalística – El nombre sagrado y la importancia de cada letra – Técnica de Sanación a Distancia.

3º Espiral: Los signos de poder: Geometría sagrada, letras y números – Numerología y Oráculos como complemento de la técnica – Más técnicas de Meditación – La Cábala y lo sobrenatural – Cábala y Yoga – Educación Cabalística.

4º Espiral: Aprender a transmitir el conocimiento y la técnica: Conocimientos de Radiestesia de sanación, Aromaterapia, Gemoterapia y Terapias vibracionales para realizar todos los preparados necesarios para la técnica.

Con amor y gratitud, asumo el compromiso de transmisión de esta maravillosa herramienta de autoconocimiento y sanación.

Iara Trembecki