¿Cómo sería tu vida si pudieras acceder a la información de tu subconsciente? ¿Qué cambiaría para vos si conocieras la información almacenada en el inconsciente colectivo que puede ser significativa para tu vida?

La Radiestesia es el arte de sentir las radiaciones, y se usaba desde tiempos inmemorables para la supervivencia del hombre primitivo. El zahorí, título que se le daba al individuo más inteligente de la tribu, era capaz no sólo de descubrir un manantial de agua oculto, alrededor del cual se asentaba la tribu, sino que él también elegía el mejor terreno de caza y los alimentos buenos o malos.

Luego este arte fue reservado a la casta sacerdotal, algunos astrólogos y contados sabios que procedían con el mayor secreto, ya que cuando lo hacían en público, el pueblo les atribuía un poder mágico sobrenatural a todos sus descubrimientos sensacionales de manantiales ocultos o minerales.

Después de una cantidad de diferentes investigadores, que sería demasiado largo enumerar aquí, al principio de nuestro siglo el Reverendo Mermet, de nacionalidad suiza, fallecido en 1937, causa verdadera sensación en el campo científico por sus notables trabajos de búsqueda, con tanta seguridad y celeridad.

Mermet, que durante su larga actuación tuvo resultados extraordinarios en las búsquedas radiestesistas y hasta en investigaciones a larga distancia, creando la Teleradiestesia, con la cual obtuvo éxitos notabilísimos.

En Julio de 1933 se celebró en Avignon (Francia) un Congreso Internacional sobre Radiestesia, en el que fue propuesto el nombre “Radiestesia” creado por el Reverendo Bouly, cura párroco de Hardolot  (Francia) y que significa  “Arte de captar con nuestra sensibilidad propia las radiaciones de los cuerpos, directamente o con el concurso de instrumentos especiales” (varillas, péndulos, etc.)

También se creó la palabra Teleradiestesia, o sea, radiestesia a distancia, que es “el arte de captar las radiaciones de los cuerpos o el cerebro alejados del campo sensitivo normal”.

En el transcurso del tiempo numerosos sacerdotes y religiosos han cultivado la Radiestesia, practicando este arte como autores de tratados de divulgación de sus experimentaciones y teorías.

En Argentina el P. Ricardo Luis Gerula– Sacerdote católico, es el mayor referente, presidiendo las principales asociaciones en Latinoamérica y escribiendo libros sobre el tema.

No olvides nunca que el poder psíquico en todas sus manifestaciones es una de las pocas cosas genuinas que quedan en el mundo. Los instrumentos radiestésicos que utilizamos los radiestesistas, son una extensión nuestra, el verdadero instrumento radiestésico es el ser humano.

No se nace radiestesista, sino que esta técnica se aprende, en nuestro curso aprenderás todo lo necesario para aplicarla de muchas maneras.

Son muchos los ámbitos en los que podemos utilizar este arte y ciencia de sentir las radiaciones, desde en aplicaciones de nuestra vida cotidiana y como orientación, hasta para fines científicos y mucho más, veremos ahora algunos usos:

AGRONOMÍA: identificación de plantas, sexo, distinción de variedades, propiedades medicinales. Suelos, composición, siembras óptimas, radiaciones nocivas, relación suelo-siembras-abonos. Pronóstico de rendimientos en condiciones prefijadas.

CIENCIAS NATURALES, GEOLOGÍA Y MINERALOGÍA: yacimientos minerales, carboníferos, bituminosos, petrolíferos. Trazado de los planos de ubicación, profundidad y riqueza. Estudios arqueológicos, restos fósiles, edad, especie, etc.

FARMACIA Y BIOQUÍMICA. BIOQUÍMICA HUMANA, ANIMAL Y VEGETAL: estudio de las funciones, estructuras, etc.

MEDICAMENTOS: identificación, empleo, propiedades y dosis. Estudio de toda sustancia medicamentosa (hongos, virus, bacterias, tóxicos, venenos). Determinación del poder curativo en calidad e intensidad, aplicaciones en enfermos y dosis a administrar. Sinergia medicamentosa e incompatibilidades. Espectro curativo de cada uno y del compuesto.

FILOSOFÍA Y LETRAS, PSICOLOGÍA: tests psicológicos y valoraciones psicométricas; psicodiagnósticos.

FUERZAS ARMADAS Y POLICIALES: movimiento de tropas, ubicación, camuflajes, objetos robados o escondidos.

INGENIERÍA Y ARQUITECTURA. CONSTRUCCIÓN: orientaciones óptimas, mezclas de mayor resistencia, evitar humedades, suelos que aseguren perfecta estabilidad. Fallas del terreno, pozos ciegos, profundidades de cimientos, etc. Pinturas y materiales óptimos.

MEDICINA HUMANA, ANIMAL Y VEGETAL: diagnóstico de signos y síntomas del enfermo, su predisposición a la enfermedad, diagnóstico y composición de los medicamentos curativos, profilácticos e inmunizantes, posología, etc.

ALIMENTACIÓN: alimentos, calidad, cantidad, combinaciones, conocimiento, para seres humanos o animales, individualmente o para la especie. También según las funciones a desempeñar, salud, etc.

TERAPIAS HOLÍSTICAS: para seleccionar la terapia adecuada, testeos, según la terapia a aplicar: selección de Flores de Bach y otros sistemas, selección de gemas, selección de aceites esenciales, etcétera.

Todos estos trabajos pueden realizarse en el terreno, sobre el individuo o a distancia, utilizando planos, fotografías u otros elementos que representen al objeto o cosa existente y que sean susceptibles de estudiárselas radiestésicamente en cualquiera de sus aspectos.

La radiestesia es un modo de “conocer intuitivamente”. Cuando uno conoce intuitivamente algo, resulta imposible probarlo mediante un proceso racional. Cuando alguien conoce la existencia de Dios, no puede olerlo, probarlo, oírlo, verlo ni tocarlo; es una realidad que no se puede constatar con los cinco sentidos. Este conocimiento conecta con la faceta intuitiva de nuestro ser, no con la racional.

La radiestesia es un arte de carácter científico. Tal vez hayas oído hablar de la radiestesia, o adivinación, como un medio para encontrar agua y de hecho éste sigue siendo uno de los principales aspectos de esta antigua forma de adivinación. Para ser un buen radiestesista, debes conocer bien tanto las ciencias (léase razón) como las letras (léase intuición). Ante todo, tienes que ser capaz de hacer la pregunta apropiada.

La Radiestesia entonces, nos permite conocer la información de nuestra mente subconciente y acceder a información del inconsciente colectivo, que de otra forma no podríamos hacerlo.

El péndulo es un instrumento que puede darnos acceso a nuestra faceta intuitiva. Para saber cómo funciona, debemos utilizar los aspectos tanto racional como intuitivo de nosotros mismos.

No existe una fórmula universal de practicar la radiestesia, en nuestro curso, aprenderás todo lo necesario para abrir esta puerta a tu intuición y percepción. Como dice el Padre Gerula «La Radiestesia no es una cualidad especial sino una técnica que podés aprender y dominar.»