En una respuesta a un trabajo, una alumna, difinió los Aceites Esenciales como un medio de transporte gratuito… y en este concepto, me inspiré para escribir esta nota. Estamos por comenzar un nuevo viaje aromático, ya que iniciamos el curso de Aromaterapia y Perfumes Emocionales, donde conocemos las propiedades de los aceites esenciales y sus efectos sobre nuestro cuerpo, mente, emociones y espíritu, y además, como nos ayudan a mejorar nuestras relaciones.

Si respiras profundo, y te conectás con tus emociones, y seguís esta lista de aromas, seguramente experimentarás algún recuerdo, sensación y hasta podrás conectar con algún lugar o persona específicos: rosa, jazmín, menta… pasto recién cortado, salsa, tierra mojada… Desde que un aroma queda grabado en tu sistema límbico, irremediablemente, ese aroma te recordará a ese momento y a ese lugar toda tu vida. Con estos aromas que escribí, sin sentirlos, sólo con leerlos… muchas personas viajan a la casa de sus abuelas, recuerdan su familia alrededor de la mesa comiendo las pastas de la abuela con salsa, etc.

La mejor forma de explicar el impacto de los aromas y como se relacionan con el sistema límbico es con este ejercicio de conectar con algún aroma en particular.  Y esto se debe a que el olfato es una conexión instintiva primigenia. Los aromas se relacionan con nuestra parte más primitiva, aquella que compartimos con los animales.

El olfato tiene como receptor la parte límbica del cerebro, aquella arcaica, no racional, regida por el principio básico del instinto. Esta parte del cerebro no piensa, no habla, simplemente actúa, siente y toma decisiones. La mayor parte de la información recibida a través del sentido del olfato nunca será procesada a nivel consciente, y sin embargo, influenciará nuestras vidas de maneras inesperadas.

¿Sabías qué…? La cantidad de aroma en el aire que necesitamos para “sentir” olor es veinte veces mayor a la que necesita nuestro sistema nervioso para reaccionar a ese estímulo.

Es decir que nuestro sistema nervioso, reacciona instintiva e inmediatamente al estímulo de los aromas, por eso la Aromaterapia es una terapia natural tan efectiva, que nos ayuda a cambiar de estados de manera casi instantánea, además de brindar beneficios en otros niveles.

Y es así, como sintiendo un aroma, podemos viajar, a momentos, lugares o a recordar personas. Es importante conocer cuáles son los aromas que nos conectan, y muchas veces también, hay aromas que rechazamos, porque nos llevan de viaje a un recuerdo que queremos olvidar, esto se conoce como alergia emocional.

El viaje se aprecia con los cinco sentidos. Se miran paisajes y monumentos, se escucha el rumor del viento o del mar, se palpan sensaciones, se saborean las cocinas de distintos lugares… ¿Por qué no viajar también con el olfato?. Te invito ahora, a realizar un viaje aromático, por distintos lugares del mundo, esta es una propuesta realizada por la página Euroresidentes, que asociaron aromas a distintos lugares del mundo, si tenés estos aceites esenciales o algo que huela a estos aromas a tu alcance, podés hacer el viaje olisqueando cada uno de los aromas para hacer más intensa la experiencia, pero si no los tenés, con sólo imaginarlos, se logran efectos… ¿querés viajar olfativamente conmigo?

Aroma de azahar en Sevilla (España)

Sevilla es una auténtica maravilla. La gente, los edificios, los carros con caballos a pocos pasos de la catedral, la maravillosa comida… Pero no hay nada como pasear a orillas del Guadalquivir con el olor a Azahar que brota de los más de 40.000 naranjos que se reparten por todos los rincones de la ciudad, es un auténtico placer.

Cuero en Fez (Marruecos)

La piel marroquí, en particular el cuero producido en Fez, lleva siglos considerándose una de las mejores del mundo. Es más, hay un tipo de cuero, que se conoce sencillamente con el nombre de Marruecos. El proceso comienza desollando el animal para después curtir y teñir las pieles en cuatro fases. El hedor indescriptible que desprende todo el proceso… se entremezcla con las hojas de menta que los guías de las cooperativas reparten a los turistas.

Aroma a café en Quindío (Colombia)

El Quindío es una de las ciudades que forman parte del triangulo del café. Es uno de los lugares donde el aroma del café, la alegría de la gente, sus fincas cafeteras y su gran variedad de parques naturales se mezclan para alegrarte la vida. 

Campos de lavanda en La Provenza (Francia) 

Cuando hablamos de los aromas de la Provenza, no podemos olvidar esas hierbas que crecen por todos los rincones de la región: el tomillo, el laurel, el romero, el orégano, la mejorana… Pero durante la época de floración de la lavanda (junio-julio), este aroma sorprende al viajero con intensidad. Ocurre lo mismo a mediados de julio, cuando comienza la época de recolección, esos seductores aromas de los campos de lavanda impregnan toda la Provenza.

Especias en Estambul (Turquia)

En el recorrido por esta maravillosa ciudad, se destacará sobre todas, el delicioso olor a especias.  Con sólo imaginar recorrer las calles interiores del Gran Bazar es un regalo para la vista y sus aromas te transportarán a otra época.

Mezcal en Oaxaca (México)

Aunque se trata de la bebida por excelencia de México (por encima del tequila) y se produce por todo el país, es en los valles centrales de Oaxaca donde podrás descubrir todos los aromas de esta famosa bebida. Una mezcla entre madera, humo, hierbas, tierra mojada… y que además, te pondrá de buen humor, ya que es considerada “Bebida milagrosa que cura todos los males”, desde la varicela hasta el mal de amores, ya que contiene un alto grado de alcohol. Porque como ya dice el dicho Popular: “Para todo mal mezcal. Para todo bien, también”

Chocolate caliente en Lugano (Suiza)

Al pasear por alguna de las callejuelas del centro de la ciudad, el olor a chocolate caliente te sacude. Tanto es así que necesitarás parar para degustarlo. Cierra los ojos, imagina el aroma a chocolate, y disfruta de la imagen que aparece…

Flor de loto en Hue (Vietnam)

Esta ciudad vietnamita, seguramente la más bella del país, ve discurrir al llamado Río del Perfume (Song Huong), conocido popularmente por el intenso aroma de las flores de loto que inundan la zona.

Té en Nuwara Eliya (Sri Lanka)

En una isla con forma de gota al sur de la India, antiguamente conocido como Ceylán (hoy Sri Lanka), se cultiva el mejor té del mundo. Hay un tren que hace un recorrido entre las montañas de Nuwara Eliya y Ella, donde se puede sentir el aroma del té, mientras recorre acres y acres de verdes plantaciones.

Incienso en Mascate (Omán)

Antes de que se descubriera el petróleo, el incienso era la fuente principal de la abundancia para el país entero. El mejor incienso siempre vino de este reino prohibido, igual que los héroes de Las Mil y Una Noches. Al día de hoy, en un lugar en el que todo ha cambiado y que la tradición se entremezcla con carreteras iluminadas e innovadoras infraestructuras, se sigue percibiendo el aroma a incienso que proviene de todos los árboles del país.

 Vainilla en Antananarivo (Madagascar)

De todas las cosas que se disfrutan en Madagascar el aroma a Vainilla, más popularmente conocida como vainilla Bourbon de Madagascar, se recuerda de por vida, y es que por algo este país es uno de los mayores productores de vainilla en el mundo. El embriagador aroma acompañará todo vuestro recorrido por la isla, pero llegarás a disfrutarlo más cuando puedas comprarlo en sus mercadillos.

¿Has podido disfrutar de alguno de estos aromas/ciudades? ¿A qué huele tu ciudad o las ciudades que has visitado? Contanos tu experiencia…