Hoy vamos a compartir un tema muy pedido por los seguidores de nuestra página y alumnas. Si bien estamos retomando las actividades luego de las vacaciones, aún así a muchas personas les cuesta conciliar el sueño y tener un buen descanso.

Son muchos los factores y hábitos que confluyen en que no descanses bien por las noches, y todos pueden revertirse. Las terapias naturales nos ofrecen un gran abanico de soluciones sencillas.

En nuestros cursos enseñamos que las dolencias que tenemos, se deben a un desequilibrio interno, entre nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestra mente, nuestra alma y nuestros vínculos. Por lo tanto, un factor importante que nos impide descansar correctamente, puede ser estar enojado con alguien cercano, estar pensando demasiado en situaciones o problemas, un desequilibrio emocional, estar desalineados con nuestra misión en la vida, entre otros. Para ello, la mejor receta es practicar regularmente meditación, o al menos, antes de dormir, realizar una meditación o relajación guiada, escuchar música clásica o relajante, para desprogramar los pensamientos recurrentes.

También situaciones que nos generan miedo, desconfianza del proceso de la vida, ansiedad (que es el miedo a un posible futuro que generalmente no sucede) y culpa (que sentimos frente a situaciones del pasado a partir de algo que hicimos y podíamos haber evitado, o que no hicimos y podríamos haber hecho), suelen ser detonantes para el insomnio. Lo cierto es que generalmente, estas situaciones futuras no ocurren, y que la culpa es una autoacusación, pero no vemos que en ese momento hicimos lo mejor que pudimos. Te propongo un ejercicio que no pretende desaparecer las situaciones, pero sí minimizar los efectos de los pensamientos, culpa y ansiedad: 

  1. Detectar qué pensamiento o situación genera en vos el insomnio o dificultad para descansar. Calificar su intensidad de 1 a 10.
  2. Cerrar los ojos, desdoblarse, colocar la situación como si estuviera en una pantalla frente a vos, podés verte en la situación, pero como observador de la misma.
  3. Continuar observando en la pantalla la imagen, y comenzar a alejarla, como un zoom, haciendo que se achique, luego si la vemos en colores podemos pasarla a blanco y negro, como si con el control remoto del televisor la estaríamos modificando, también sacarle el brillo, e incluso verla como una caricatura.
  4. Hacer estos cambios en la imagen hasta que la sigamos achicando, llevándola a un punto, no es necesario hacerla desaparecer. Calificar ahora su intensidad de 1 a 10.

Este ejercicio, podés hacerlo todas las noches, permite reducir los miedos, ansiedades y pensamientos. Por lo general las personas lo reducen a más de la mitad de la intensidad que tenía al comenzarlo. Es más efectivo para despejar la mente de preocupaciones que contar ovejas!!!

Entre las causas materiales que favorecen el insomnio, se encuentra la influencia de las ondas de wi fi y celulares, todo en el universo es vibración y estas señales interfieren en las vibraciones armoniosas que los seres humanos necesitamos para nuestro bienestar. Para neutralizar estas ondas, la obsidiana es maravillosa.

A la Obsidiana se la denomina como una piedra, pero en realidad es un vidrio volcánico conocido como “obsian o obsidian” pero con apariencia de piedra (obsiānus lapis) descubierta por el explorador romano Obsius en Etiopía. Se forma cuando se enfría rápidamente la lava que expulsan los volcanes y queda cristalizada con una superficie que produce un brillo único. Es  de color negro y contiene los elementos fuego, agua y tierra. La obsidiana negra es un potente amuleto que absorbe las malas energías y sobre todo las radiaciones y vibraciones negativas de los electrodomésticos, antenas, etc. La piedra de obsidiana te puede sacar del estrés diario, eliminando la tensión de tu cuerpo reemplazándolo por calma y relajación. Podrás tener una conciencia más clara de lo que te está causando dolores y molestias, y reducirá los sentimientos de depresión y ansiedad.

Podrás usarla de diferentes formas: la piedra en bruto, como un collar, pulsera u otra joya de tu preferencia, una pirámide o la piedra rolada. Para el uso que recomendamos en esta nota, lo ideal es colocarla cerca de los artefactos eléctricos que emiten señales de onda, o al lado de tu cama para favorecer el descanso. Otros cristales que ayudarán a despejar la mente y descansar son: amatista, turmalina negra, cuarzo cristal, cuarzo rosa.

La Aromaterapia, también es de gran ayuda para que podamos descansar como nos merecemos y reponer energías para el día siguiente. Lo ideal siempre, es dormir de noche… el cuerpo no descansa igual cuando dormimos de día. Entre los aceites esenciales que podrás usar en un hornillo en tu habitación, en un masaje relajante, en un perfume para vos o para rociar la habitación y las sábanas favoreciendo un sueño reparador podemos mencionar: Petit Grain (la hoja del naranjo), Azahar o Nerolí (la flor del naranjo), Manzanilla, Lavanda, Tilo, Sándalo, Vetiver, Melisa, podés usar sólo uno o preparar una combinación.

Las Terapias Florales, en todos sus sistemas, ofrecen esencias vibracionales que favorecen el descanso, White Chestnut del Sistema Bach, es ideal para no ser agobiados por pensamientos recurrentes, Vervain, para cuando estamos demasiado entusiasmados con algo, Impatiens, cuando el origen es la impaciencia, ansiedad y veloz pensamiento, Aspen, Mimulus y Rock Rose, son para los miedos (cada una para un tipo de miedo específico), Honeysuckle, cuando hay recuerdos nostalgiosos, Pine para el sentimiento de culpa y Cherry Plum cuando tenemos neurosis de ansiedad.

Los otros sistemas florales también ofrecen esencias apropiadas, California: Chamomile, Dill, Lavander, Saint Johns Wort. Australia: Clack Eyed Susan, Boronia, Crowea, Dog Rose. 

Realizar frecuentemente ejercicios de respiración y relajación y una dieta saludable, ayudarán a mantener un bajo nivel de toxicidad del sistema nervioso. El agua y el aire son dos de los principales nutrientes del sistema nervioso, y una sana y abundante provisión de los mismos ayudará al sistema a mantenerse en armonía.

La atmósfera emocional y espiritual en la que nos desenvolvemos debe ser nutritiva y gratificante, revisando constantemente como mencionamos al principio, nuestros patrones de pensamiento, nuestras emociones, y permaneciendo abiertos al libre fluir de las energías más elevadas del alma, sin las cuales la salud y el bienestar son imposibles.

En este sentido, el Feng Shui nos aporta información valiosa para orientar y armonizar nuestros lugares de trabajo, estudio, y sobre todo la habitación donde vamos a descansar. Para el cuarto de descanso se recomiendan colores cálidos, relajantes, el azul es apropiado pero en pequeños detalles, está demostrado que se descansa menos en un cuarto desordenado, con muchas cosas, con colores oscuros o estridentes. Desde luego que tener el trabajo en la habitación no es buena idea, y por las radiaciones y el estímulo que provocan, el telvisor y la computadora no deberían estar en este ambiente. La cabecera de la cama directamtente debajo de la ventana puede ser nociva para el hígado, lo ideal es que la cabecera de la cama esté en una pared cerrada, lo más lejos posible de la puerta principal y de las ventanas. Que la cama esté en un lugar protegido, favorece el descanso, ya que no nos sentimos amenazados o en peligro. El sueño será más reconfortante cuanto menos perturbaciones haya en el lugar de descanso, incluidas las de índolo eléctrica como mencioné anteriormente. En el dormitorio debería predominar una sensación suave y confortable, la luz debe contribuir en este sentido. Los grandes espejos pueden causar inquietud y en consecuencia trastornos de sueño, pueden taparse con una manta por la noche o colocarse dentro de armarios.

Dormir es una necesidad primaria y natural de los seres humanos; si algo está atentando contra ella es porque la vida que estamos llevando no respeta las reglas vitales. Repasemos entonces nuestra vida diaria y corrijamos los hábitos dañinos. Un poco de ejercicio diario es fantástico, podemos también darnos un baño relajante con los aceites esenciales mencionados antes, incluso colocando algunas hierbas en la bañera. Evitar la televisión, las discusiones, leer noticias y hablar de problemas por la noche. Si logramos dormir y a la madrugada nos despertamos y ya no podemos conciliar el sueño, aceptar esa situación, no enojarnos con nosotros, hacernos un té y dejar fluir los pensamientos, aflojar, no oponer resistencia. Podemos en ese momento realizar el ejercicio propuesto.

El insomnio genera mucha angustia, por eso las personas recurren a somníferos químicos. Esto no es una buena opción, pues el sueño inducido por drogas no tiene la misma calidad del sueño natural y se genera a mediano plazo un problema de adicción. Si estamos insomnes podemos aprender una lección de vida en ello, algo nos preocupa y quizá nos impulse o nos pida realizar cambios en nuestra vida. Tapar el síntoma no sólo no soluciona nada sino que bloquea un aspecto de nosotros que necesita expresarse.

La Madre Tierra, nos brinda una variedad de hierbas que podemos preparar como una infusión cálida que bebamos antes de dormir o como tinturas madres.  Las hierbas que nos ayudan no generan dependencias, favorecen nuestros procesos naturales; de cualquier manera ellas solas no pueden ser la solución, como ninguna de las terapias naturales propuestas, son sólo un apoyo a nuestro trabajo interior.

Algunas de las hierbas recomendadas son: Tilo, se usan las flores en infusión; Melisa, beber dos tazas por día de infusión realizada con sus hojas; Pasionaria, se preparan en infusión las hojas y flores de esta hermosa planta y Manzanilla, realizar compresas con las flores y colocarlas en la frente antes de dormir.

En Mandala, trabajamos de forma integrada con todas las terapias holísticas, armonizamos los preparados terapéuticos con colores, símbolos y sonidos, para lograr efectos inmediatos con el uso de los mismos, en forma por ejemplo de elixires. En nuestros cursos aprenderás sobre todo esto y mucho más. También podrás en nuestros locales conseguir los productos ideales para tu descanso.