Como dice la frase de la imagen, ser terapeuta holístico es más que ser un “ayudador”, es más que saber sobre ciertas terapias y brindarlas a quienes las necesitan, es un verdadero proceso de transformación personal, sanando nuestras heridas, siendo instrumentos o medios para que otras personas también puedan sanar.

“Si tu cumples tu propósito de vida y te escuchas a ti mismo estarás bien” dice Marta, canalizadora y masajista de España, cuya historia forma parte del libro: “Sanadores, un camino alternativo” de Alejandra Mitnik Fischman. En el mismo libro María Laura, de Capital Federal, comparte también unas frases bellísimas sobre el rol de los sanadores, que como no tienen desperdicio, les comparto aquí:

  • “Lo único que necesitamos es la protección divina y las ganas de ayudar. La convicción de querer estar al servicio.”
  • “Para toda terapia de sanación es importante que tengan voluntad y amor. Lo primero que tiene que existir es esta consciencia y después, poner la disciplina y la voluntadal servicio para trabajar.”
  • “Cuanto menos partes oscuras yo tenga, más puedo iluminar al otro.”
  • “Mi consejo es que uno se centre en sí mismo. Desde el interior surge la necesidad, los caminos que tiene que seguir…”

La mayoría de las personas que emprendemos este camino de ayudar a sanar, somos sanadores heridos, seguramente hay personas en nuestra vida e historia, a las que quisimos ayudar, tal vez desde niños, y que tuvieron un destino difícil. Estas historias, son muchs veces el motor que nos impulsa a elegir este camino, que a veces buscamos, y a veces aparece en nuestra vida, tal vez, porque así debía de ser.

Entrando más en la teoría, ser Terapeuta Holístico es según la etimología de ambas palabras, diseñar tratamientos para curar (terapia: significa tratamiento diseñado para curar) desde un enfoque o mirada integral de la persona destinataria de la terapia, es decir, viéndola como un todo (holos: del griego todo).

Esa totalidad, comprende no sólo su cuerpo físico, su mente y alma (o espíritu), sino también sus emociones y sus relaciones, vínculos e historia familiar. Todo ello nos hace ser quienes somos y cómo somos. Todos estos aspectos influyen directamente en el estado de salud o enfermedad de cada persona.

El terapeuta holístico, debe autoconocerse, como sugieren las frases compartidas anteriormente, conectar consigo mismo, para poder ayudar a otros a sanar, y tampoco tiene la responsabilidad de sanar a otros, ya que la sanación es un proceso personal. El rol del terapeuta es ser un compañero de camino, que comprende al consultante porque está en el mismo proceso de sanarse, y que cuenta con un abanico de conocimientos y terapias naturales y energéticas, con las cuales facilita el proceso.

El Dr. Ricardo Orozco, prestigioso terapeuta floral dice: “Un segundo antes de que el cliente (él no usa la palabra paciente) pase por la puerta no sabemos qué cara tiene ni, seguramente, nada de él. ¿Alguien cree que una hora después sabe mucho más de lo que le pasa o de lo que necesita?” Y en este sentido, aclara que el terapeuta no es responsable de lo que pasó en la vida del cliente antes de la consulta, ni tampoco lo será después. La función del terapeuta holístico, es acompañar al consultante en un proceso tereapéutico elegido por él mismo, durante un espacio de tiempo determinado.

Para poder hacer este acompañamiento, como dijimos, es importante conocer en profundidad las terapias holísticas con las cuales vamos a trabajar, y tener noción de la mayoría de las que existen (ya que son muchísimas) para que podamos recomendar, derivar al consultante, o saber en caso que las haya realizado de qué se tratan las mismas.

En nuestra formación enseñamos: Terapias Florales, Aromaterapia, Gemoterapia, Fitoterapia, Armonización de Chakras, Alimentación Consciente y brindamos nociones de: Biodescodificación, Constelaciones Familiares, Yoga, Meditación, Mindfulness, Reiki, Aqualead, Registros Akáshicos, Radiestesia, Feng Shui, Cromoterapia, PNL… además de los conocimientos necesarios para desarrollar entrevistas terapeúticas, y por supuesto, todo con un hilo conductor, resumido en nuestro novedoso Sistema THI (Terapias Holísticas Integradas) que ofrece un protocolo de trabajo terapéutico integrador de las distintas terapias.

No existen fórmulas mágicas para sanar, lo que lleva a la sanación es que cambie la persona que recibe la terapia, que tome consciencia y haga las modificaciones necesarias en su vida para que su enfermedad ya no tenga sentido. Ese es el objetivo de las terapias holísticas, ese es el camino que proponemos en nuestra formación.

Te invitamos a sumarte a este hermoso camino de sanación, sea que lo quieras emprender para vos, para tu familia, o para desarrollar esta hermosa profesión. Actualmente ofrecemos modalidad Online, y dos opciones en la modalidad Presencial: Semanal (martes y jueves de 17 a 19:30) y Mensual (segundo sábado de cada mes) en Paraná, Entre Ríos. No dudes en consultarnos!