A diario, estamos en contacto con distintas energías, en nuestro lugar de trabajo, en la calle, cuando vamos al banco, al supermerado, los hijos en la escuela, etc. y esas energías, muchas veces se adhieren a nosotros, haciéndonos sentir cansados, débiles, y muchas veces propensos a enfermarnos.

Cuando llegamos a casa, llevamos esas energías, las que se acoplan a las ya existentes. Las visitas y toda persona que ingresa al hogar, también suma su energía a la de la casa. Cuando una casa está muy cargada de energías diferentes y muchas veces negativas (preocupaciones, discusiones, malas noticias… incluso de noticieros) esto puede percibirse, o simplemente pueden sufrirse las consecuencias, que son malestares, discusiones, roturas y obstrucciones en la casa, entre otras.

Para mantener nuestra casa en armonía, es conveniente realizar al menos semanalmente, una limpieza energética, además de poner en práctica simples consejos, como por ejemplo: sacarnos los zapatos al llegar a casa, visualizar que dejamos antes de entrar todas las preocupaciones del día, realizarnos un baño de plantas cuando estamos muy cargados, entre otros.

Para realizar una limpieza energética del hogar, lo primero que debe realizarse, es la limpieza física de la casa, incluyendo los espacios que no limpiamos regularmente, pero en los cuales se esconden muchas veces larvas energéticas. Limpiar todo de forma exhaustiva.

Una vez que el hogar se encuentra limpio de suciedad, te tocará el turno a vos. Recomendamos darse un baño purificante tallando bien la piel con jabón blanco o un jabón de limpieza energética.

Al finalizar, vestirse con ropa cómoda y holgada. Al hacer la limpieza energética del hogar, es importante que no haya otras personas en la casa. 

Veamos entonces los pasos para la limpieza:

1. Conseguir los elementos: incensario, carbones; comprar o preparar el incienso, algunas hierbas y resinas que podemos usar son: incienso, benjuí, estoraque, sándalo, romero, ruda, clavo de olor, canela, nuez moscada, lavanda…

2. Colocar los carbones en el incensario o vasija de barro destinada a tal fin.

3. Encender los carbones con un fósforo, preferentemente al aire libre para que despidan allí el primer humo.

4. Añadir un puñado de incienso sobre los carbones.

5. Cuando comience a desprender el aroma, recorrer la totalidad del hogar ahumándolo.

6. Recomiendo colocarse la mano libre sobre el plexo solar para protección ya que se movilizan las energías negativas, y el plexo es un área de absorción energética.

7. Recorrer el hogar de atrás hacia adelante, dejando el sahumador fuera de la casa.

8. Mientras se realiza el proceso, rezar alguna oración o decreto, el Padre Nuestro, o tu oración de preferencia.

9. Para finalizar la limpieza, se puede verter agua bendita o algún preparado armonizado con tu método preferido sobre paredes, techos, pisos y objetos. También símbolos de Reiki.

Espero que estos consejos sean útiles, hay muchas formas de limpiar y proteger la casa, personas, y lugares de trabajo con distintos elementos, como velas, aromas, plantas, símbolos, etc. En nuestros cursos aprenderás muchas técnicas y consejos para medir y limpiar las energías.