La Medicina de la Energía, comprende las Terapias Florales (que mueven pequeñas cantidades de materia, pero cargadas de Energía Vital y Curativa), la Acupuntura (que sin aportar materia encauza energía), la Aromaterapia, la Homeopatía, la Fitoterapia, la Gemoterapia, entre otras.

Los remedios energéticos, se obtienen de las plantas, las hierbas y gemas más bonitas que se encuentran en la botica de la Naturaleza, enriquecidas divinamente con poderes curativos para el cuerpo y la mente del hombre.

De todas estas terapias holísticas, hoy te cuento sobre las Flores de Bach, remedios conocidos mundialmente y reconocidos por la Organización Mundial de la Saluden 1976 como Medicina Alternativa.

El Dr. Edward Bach (1886-1936) fue el creador de la Terapia Floral. De los 38 remedios florales por él descubiertos, 34 son flores silvestres, 3 son flores cultivadas y el último no es una flor sino que es agua de un manantial con propiedades curativas (Rock Water). Bach elegía los capullos más perfectos, los sumergía en agua de un manantial cercano y los exponía al sol durante varias horas.

Utilizaba la preparación volviéndolas a diluir y suministrándolas en gotas, este es el método que se utiliza actualmente. Experimentó consigo mismo, y luego con animales y plantas. A posteriori con personas. Él sostenía que se produce la enfermedad por un desequilibrio entre cuerpo y mente, lo cual altera el campo energético del ser vivo.

Las Terapias florales, buscan equilibrar nuestro campo energético, brindándonos beneficios emocionales, mentales y físicos… y también en nuestras relaciones. Hay flores para los miedos, temores, incertidumbre, duda vocacional,  depresión, soledad, aislamiento, preocupación excesiva para los demás, y mucho más.

El Dr. Bach tuvo la intuición genial de buscar en las flores la curación de los males del alma y por ende del cuerpo. Creó un sistema sencillo, natural, inofensivo y totalmente nuevo en su época. 

Si te interesa conocer las Flores de Bach, te invito a nuestro Curso Conociendo las Terapias Florales, de forma presencial en Paraná, o a distancia desde todo el país.

También podés comenzar ya mismo tu terapia floral, podemos concretar también una entrevista personal o mediante la tecnología, dependiendo de donde vivas.