Este oráculo de hoy, fue intencionado para una alumna, espero que sea de utilidad para todas. Es una energía hermosa la que nos trae, Valentía y Sanación de relaciones para poner fin a la adversidad. Incluso fue una forma especial en la que apareció la carta, no fue seleccionada del maso, sino que se cayó de él, como diciendo: «Este es el mensaje para hoy y para esa persona que tanto lo necesita».
Cuando necesites un mensaje para vos, no dudes en pedirlo… las cartas nos guían, nos orientan, nos aclaran. Para mí no son un método de adivinación, sino una respuesta superior a aquello que estamos necesitando. Qué lo disfrutes!

El tigre se te aparece de golpe para traerte el «Fin de la adversidad». Valentía para enfrentarnos con aquello que nos produce miedo. Este animal viene a entregarte el poder de salir y enfrentar el exterior, todo aquello ajeno a ti, que te anula o te retrae. Esto no solo se refiere a un actuar físico, sino también a poder identificar los mecanismos del otro que te anulan, ver tus reacciones y así modificar en acto, palabra o energía para que no se repita.

Es la enseñanza de cómo romper un ciclo de comportamiento automático a una situación ajena.

Corre y lánzate a las garras y colmillos del Tigre Blanco para tomar su fuerza que viene a traerte.

Ejercicio Práctico:

Siéntese en un lugar relajado y con luz tenue. Proyéctese en pensamiento sentado dentro de una pirámide de cristal, puede estar ubicada donde usted quiera, en el desierto, al borde del mar, en el espacio. Lo importante es que sea una atmósfera agradable para recibir a un invitado.

Ahora imagine a la persona con quien más dificultad o enfrentamiento tenga en este momento, imagínela sentada frente a usted en la misma posición, intente transmitirle todo lo que siente, explíquele todo lo que le produce su presencia cada vez que aparece. Imagine una energía amarilla que sale de su plexo y se conecta con el plexo del otro, realice lo mismo con la energía rosa o verde de su corazón. Permanezca unido con esos haces de colores saludándose. Esta situación que viven en la realidad, es algo que sus espíritus han planeado para trabajar algo pendiente, o que deben aprender.

Levante su mirada y fije sus ojos en la otra persona, permanezca el tiempo que considere necesario, mientras imagina una luz rosa que desciende del cielo e inunda la pirámide y a ustedes.

Despídase de esa persona, salude a su alma y agradezca a la suya. Ha sido muy valiente, de seguro las cosas cambiarán. Puede repetir esto dos veces al mes, hasta que vea los cambios.