VERANO:
Si uno de los elementos se puede asociar al verano, es el fuego. En el I Ching el fuego está asociado con la consumación. Leer ese hexagrama es descubrir el significado de esta carta.
Más que referirse a un estado de gozo material, se refiere a que interiormente se ha llegado a una maduración o toma de conciencia, lo cual se traduce a una claridad en todos los aspectos. Este logro interno es algo que no se pierde.
Es un tesoro de nuestra riqueza interior. Como una luz, un fuego que arde y permanece a través del tiempo.
Consumar es sentir ese placer, es una felicidad y realización ante lo cual uno se siente más vivo que nunca. 
Esta carta se refiere al haber llegado a un punto, una cima donde la felicidad, la satisfacción es plena.
Valore a dónde ha llegado. Si está a punto de llegar a una meta, no se descuide y concéntrese en ello.