El 6 de enero es el día de los Reyes Magos en la tradición cristiana, y también desde hace algunos años se considera el día del Astrólogo.

Concretamente, fue por iniciativa del astrólogo uruguayo Boris Cristoff, en el año 1979, y con la adhesión de la mayoría de las escuelas y corrientes astrológicas, principalmente de países de habla hispana, que se tomó este día para celebrar el día de la Astrología. Los Reyes Magos, estos personajes que se mencionan en el Evangelio de Mateo, y también en los evangelios Apócrifos, se dice que eran magos que venían de Oriente siguiendo una estrella, la cual se detuvo sobre el lugar donde nació el nuevo Mesías, y llegaron para adorarle y traerle  dones y ofrendas.

Bajo este concepto de que «seguían la estrella», que bien podría haber sido la conjunción de Júpiter y Saturno o también la floreciente constelación de Piscis, que dio inicio a dicha era; se los considera, que su característica de «Reyes Magos» era por ser astrólogos, conocedores del cielo… resulta extraño que tres reyes viajaran solos, sobre todo desde reinos que no se especifican. Sólo los relatos hacen alusión a los regalos que llevaron, que tienen un profundo significado alquimista, lo cual refuerza esta teoría de que eran más magos que reyes… También se habla de su color de tez, que se corresponde con los regalos que cada uno traía.

También cabe mencionar, que, la casi totalidad de la comunidad astrológica no hispanoparlante celebra el Día del Astrólogo el 21 de marzo, o más exactamente, la fecha en que cada año el Sol ingresa a Aries. Ese día el Sol cruza el punto Aries o Vernal, pasa por la intersección de la Eclíptica con el Ecuador (los planos que reflejan los dos movimientos más importantes para la vida en la Tierra: la traslación y la rotación), en lo que muchas culturas consideran el inicio del año con un valor ritual y sagrado, celebrándolo por lo tanto desde hace milenios. Como ese momento astronómico y astrológico cósmico/terrestre es el del paso de nada menos que el Sol -fundamental para la vida en el planeta y la práctica astrológica- por el punto de inicio desde donde significamos toda nuestra labor astrológica (el 90% de nuestra interpretación se basa en los signos y grados zodiacales, es decir el ángulo con el punto Aries), por eso tantos miles de astrólogos del mundo decidieron tomar ese día como el más apto para representarnos. Esta elección de fecha, también intenta no polemizar con la iglesia por usar una fecha de celebración católica como es el 6 de enero, que no lo celebran otras religiones cristianas.

Volviendo a los Reyes Magos, si bien hay diferentes versiones de quienes y cuantos eran, si de Babilonia, de Persia, de las Indias, se dice que eran tres, por ser tres las ofrendas; oro, incienso y mirra (hay mucho para decir sobe estos presentes, pero no es el tema de esta nota…).

Los magos eran sabios que tenían el conocimiento y el manejo de las señales del cielo, del Mensaje de las Estrellas. Mago del gr. Mágos: científico oriental. Los magos vivían en las cortes orientales eran habitualmente astrónomos, guardadores de la sabiduría del mundo antiguo y de los conocimientos tradicionales de la religión primitiva.

Entonces, hay dos posibles fechas para celebrar el día del Astrólogo, el día de los profesionales que nos dedicamos a conocer el mundo celestial, los planetas, las constelaciones, para autoconocernos y ayudar a otros a auto-conocerse, para asentir a nuestro destino, y también para predecir de antemano posibles situaciones que los astros están marcando. Personalmente adhiero a la del 6 de enero, porque la leyenda de los magos es una forma implícita de reconocimiento a esta hermosa labor, que ha sido juzgada, como otras tantas, en pos de ocultar las grandes verdades universales.

Además el simbolismo de los tres regalos conocidos, los Reyes Magos, también dejaron como ofrenda, el conocimiento de la Astrología y su importancia para guiar nuestro camino en la vida, ya que, bien entendida, es una ofrenda a la Humanidad. Es una ciencia espiritual. Esta ciencia, más que ningún otro estudio revela al hombre a sí mismo. Ninguna otra ciencia es tan sublime, tan profunda y abarcadora. Ella revela la relación entre Dios y el Hombre, entre el Cielo y la Tierra, entre el Macrocosmos y el Microcosmos, demostrando que ambos son uno. La divina ciencia de la Astrología revela las causas ocultas que trabajan en nuestras vidas. Asesora al adulto con respecto a la vocación, a los padres en la guía de los niños, al maestro en la dirección de los alumnos, al médico en el diagnóstico de enfermedades y podría seguir enumerando muchísimas más.

Con este conocimiento, podemos determinar el patrón astrológico de cada individuo, la carta natal, es la foto del cielo en el momento exacto del nacimiento de una persona, y esas posiciones de los astros, nos permiten conocer la potencia o la debilidad relativas de las diferentes fuerzas actuantes en cada vida, identificando y puliendo los rasgos negativos del carácter que nos separan de la concreción de nuestras aspiraciones. «Quien es capaz de modificar su carácter, es capaz de modificar su destino», dice Cristian Fhers.

En la Astrología para el Bienestar y la Astrología Védica, aplicamos «remedios astrológicos» para suavizar los efectos negativos de nuestra huella astrológica, tomando los aprendizajes y tratando de aprender y transmutar lo que a cada ser le corresponda para su evolución. Por ello, celebramos este día con tanta alegría, sabiendo todo lo que aportamos con nuestro trabajo a cada persona, y al planeta.

En estos tiempos de emergencia planetaria, nuestra mayor aspiración debería ser trabajar para aplacar la ira que es el elemento fuego, la emocionalidad desbordada que es el elemento agua, y también el sobre-control de las emociones que podría estar representado en las sequías, el excesivo poder mental que representa el aire, y el sobrevaloración del dinero y los bienes materiales que son el elemento tierra. Los elementos de la Naturaleza están en nosotros, como aporte para el Todo, ya que como es arriba  es abajo, todos formamos parte y todos y cada uno de nosotros con lo que hace, dice, piensa y siente afecta sutilmente al equilibrio o a la destrucción del medioambiente. Dominar y equilibrar en nosotros estos elementos es una maravillosa contribución para nuestro planeta. Y no puedo no agregar, la importancia de la predicción como forma de enfrentar el miedo a lo desconocido… el miedo, ese gran fantasma que tanto daño nos está haciendo, siempre, pero ahora más que nunca.

Por eso hoy, agradezco tener y brindar este maravilloso conocimiento, agradezco a mis maestros en este camino de la Astrología y Astrología Védica: Liliana, Fernando, Vaishnava Das, Aldana… y a Laura Freyre por abrirme las puertas a este mundo fascinante.
Hoy celebro, pongo los zapatos, el agua y el pasto, y permito que la magia llegue a mi vida, recibo los regalos y ofrendas y me dejo guiar por las estrellas. Y como dijo Mahatma Gandhi, «Me convierto en el Cambio que quiero ver en el mundo.»
¿Y vos?

 

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x